El Problema de Uber

Uber tiene fama de ser una de esas empresas disruptivas donde viene alguien a revolucionar un sistema obsoleto. Tiene fama de eso o de una empresa que da servicio de transporte pirata, todo depende del punto de vista que te estén dando.

En Europa ha provocado protestas en ciudades como Madrid y Paris; y logrado que lo prohibieran por completo en Alemania. Los taxistas están enojados porque Uber les quita clientes siendo que ellos no tienen que pagar un permiso para convertirse en un taxi público.

Puedo entender eso. Y si el problema fuera así de blanco y negro les daría la razón, pero no es así.

En nuestro lado del mundo, en USA y México, se venden permisos que cuestan una millonada si tomamos en cuenta que quien va a ser chofer es comúnmente una persona sin muchos recursos económicos. Por ejemplo, dependiendo donde preguntes, los permisos para un taxista en México salen en aproximadamente $7000 USD. El problema es que ni teniendo el dinero te asegura hacerte de un permiso, supuestamente hay listas de espera y prioridad para gente que lleva trabajando más años. En práctica políticos y gente involucrada en gremios son los que terminan con decenas de permisos.

¿Qué provoca esto para los conductores? Que tengan que trabajar 8 horas diarias tan solo para alcanzar la renta de un coche y un permiso. Al resto de sus horas trabajadas todavía tienen que restarle la gasolina y cualquier gasto por desperfectos que sean su culpa, multas, etc. Es por eso que es normal que te encuentres con taxistas que trabajan más de 15 horas al día durante todos los días de la semana.

¿Qué provoca esto para los usuarios? Que utilicen un servicio donde es común que los conductores no quieran utilizar taxímetros, o estos estén modificados, donde es común que te hagan mala cara si exiges su uso. Que utilicen un servicio donde es común que los conductores trabajen desvelados, a exceso de velocidad o bajo la influencia de cualquier cosa. Donde los coches raramente tienen revisiones de seguridad o están sucios en el mejor de los casos.

El sistema de taxis esta roto en México.

En Alemania sin embargo la situación es diferente. Allá por un par de cientos de euros y los debidos exámenes cualquier persona puede poner su empresa de taxis. Los obligan a hacer revisiones de seguridad periodicas y ponen una regulación a los precios. Es casi tan fácil el sistema público como lo es con Uber.

No importa que el servicio sea Uber, Lyft, Gett o cualquier otro. Dice mucho que la gente este dispuesta a pagar un precio extra por comodidad. Nada como encargar un coche seguro, sin necesidad de una llamada y sin necesidad de cargar efectivo.

En Alemania no necesitan a Uber. Acá si lo necesitamos.